ENGLISH
Terapias TV

Síguenos en:

RSS Linkedin Facebook Twitter
Cerrar ventana
TERAPIAS NEWSLETER
Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las últimas novedades y promociones de Terapias Manuales.
REGÍSTRATE
Login Registro
Formulario de Login Cerrar ventana
Para registrarse en ITM rellene este formulario Cerrar ventana
Email*
Contraseña*
Nombre y Apellidos*
Población*
Teléfono*

¿Quiere recibir nuestro newsletter?
Acepto los términos de la política de privacidad

Todos los campos marcados con * son obligatorios

Estás en: Home / Artículos

ARTÍCULOS

logo_anatomico_852ab4c4.jpg

Anatomía del hombro. Parte I: complejo articular del hombro.

El hombro es una estructura extremadamente compleja y por ello resulta dificil evaluarlo correctamente. El conocimiento pormenorizado de la anatomía del mismo nos aportará claridad a la hora de comprender el proceso lesivo o la disfunción que se esté evaluando.

Desde un punto de vista estrictamente anatómico, la articulación glenohumeral, es una articulación esferoidea, multiaxial, con tres grados de libertad de movimiento, entre la cabeza humeral (que representa una superficie convexa de media esfera) y la cavidad glenoidea escapular, poco profunda y que le confiere al conjunto mucha movilidad pero poco estabilidad. 

La articulación glenohumeral resulta débil al apreciar la escasa congruencia que existe entre sus elementos óseos y los ligamnetos que refuerzan esta articulación, de manera que utiliza otors elementos, como músculos adyacentes para adquirir una estabilidad compatible con los movimientos que realiza. Los elementos anatómicos responsables de la estabilización del hombro son los siguientes: : estáticos (rodete glenoideo, cápsula articular, ligamento glenohumeral superior, medio o anterior e inferior y ligamento suspensorio que es la asociación de los ligamentos coracohumeral, glenohumeral superior y de Gordon-Brodie [fibras que saltan de uno a otro]) y dinámicos (manguito de los rotadores interno y externo que hace inserción común en la cabeza humeral). La musculatura que actúa activamente está compuesta por  cinco músculos que se consideran como motores primarios (deltoides, supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular). Habitualmente cuando se habla del hombro se hace referencia a esta articulación, sin embargo esta región anatómica está constituida por cinco articulaciones que funcionan de forma mancomunada, de allí que se haga referencia, desde un punto de vista biomecánico, al complejo articular del hombro y se puntualicen cinco articulaciones constitutivas. La finalidad conjunta de estas articulaciones es la de brindar un mayor rango de movimiento al miembro superior en su conjunto y a la mano en particular. Estas cinco articulaciones constituyen una unidad funcional y se las divide en dos grupos:

1. Articulación escápulohumeral (glenohumeral): Comentada anteriormente. 

2. Articulación subdeltoidea:  No es una verdadera articulación, desde el punto de vista anatómico, pero si se la puede considerar como tal en un sentido biomecánico ya que actúia por deslizamiento, entre dos superficies, con lo cual favorece un determinado movimiento. Dichas superficies articulares son por un lado la cabeza humeral tapizada por el músculo supraespinoso (superficie convexa) y el arco acromiocoracoideo (formado por la apófisis coracoides, el ligamento acromiocoracoideo y el extremo acromial) que forman una superfcie cóncava. Entre ambas superficies encontramos una bursa serosa que impide el contacto y cizallamiento. Las lesiones de este sistema articular puede producir un proceso cicatrizal, que mal resuelto, producirá adherencias y condensación de ambas superfgicies, perdiéndose la independencia funcional de ambas y portanto restando movilidad específica al hombro (flexión y abducción). Este tipo de lesiones se conocen habitualmente como "hombro congelado".

 

Tabla de referencias (vista externa de la articulación escápulo humeral - hombro derecho) 

1. ligamento acromioclavicular; 2. clavícula (debajo del ligamento trapezoide); 3. ligamento trapezoide; 4. tendón del músculo supraespinoso; 5. fascia pectoral; 6. hiato de la vena cefálica, en la fascia pectoral; 7. ligamento conoides; 8. apófisis coracoides; 9. bursa coracobraquial; 10. músculo coracobraquial; 11. músculo bíceps braquial (porción corta); 12. músculo subescapular; 13. músculo tríceps braquial (porción larga); 14. labrum glenoideo; 15. (omitida por error); 16. cavidad glenoidea; 17. músculo redondo menor; 18. cápsula articular; 19. músculo infraespinoso; 20. acromion; 21. músculo deltoides; 22. tendón del músculo supraespinoso; 23. bursa subacromial; 24. tendón de la porción larga del músculo biceps braquial; 25. ligamento coracoideoacromial.

Tabla de referencias (hombro derecho visto por su cara externa). Visión detallada de la articulación subdeltoidea.

1. músculo supraespinoso; 2. ligamento acromiocoracoideo; 3. apófisis coracoides; 4. ligamento coracohumeral; 5. tendón del músculo subescapular; 6. Vaina tendinosa del tendón de la porción larga del bíceps braquial; 7. tendón de la porción larga del músculo biceps braquial; 8. músculo subescapular; 9. músculo redondo menor; 10. tuberosidad mayor (troquiter); 11. tendón del músculo supraespinoso; 12. acromion; 13. bursa subacromial.

3. Articulación escápulotorácica: Se trata de otra articulación por deslizamiento (tampoco es una verdadera articulación desde el punto de vista anatómico). Esta articulación permite el deslizamiento de la escápula por sobre la parrilla costal. Tiene por tanto una cara escapular y otra costal. La cara escapular está ocupada por el músculo subescapular y la cara costal se halla tapizada por el músculo serrato anterior, por lo que esta articulación se establece entre estos dos músculos (sisarcosis). Biomecánicamente se trata de la más importante después de la glenohumeral, aunque no puede actuar de forma independiente de las demás, con las que forma un sistema mecánico articular. Esta articulación se ve favorecida por un movimiento sinérgico de la clavícula al ser arrastrada por el omóplato, medidado por la articulación acromioclavicualr, de manera tal que por cada 60º de movimiento escápulo torácico, 20º pertenecen al acromion y 40º a la articulación esternocostoclavicular. 

Tabla de referencias. Posición de escápula sobre la parrilla costal posterior.

1. músculo serrato anterior; 2. situación del músculo subescapular en la cara anterior del omóplato (fosa subescapular).

4. Articulación acromioclavicular: Esta sí es una verdadera articulación; se halla situada en el extremo lateral de la clavícula. Pertenece al grupo de las artrodias, ya que solo posee pequeños movimientos de deslizamiento en todos los planos, lo que favorece el movimiento del conjunto.  Funcionalmente se halla interelacionada con la articulación esternocostoclavicular, en el otro extremo de la clavícula. Esta articulación se establece por medio de dos superficies óseas articulares: por un lado enas superficie plana en el acromion y por otro el extremo clavicular destinado a tal fin, entre ambos se interpone un pequeño disco de fibrocartílago que dispone mejor ambas superficies. Presenta una densa cápsula articular muy bien reforzada por ligamentos con la principal función de estabilizar esta articulación. Por arriba, la cápsula, estaá reforzada por el ligamento acromioclavicular, que pasa desde la parte superior del extremo externo de la clavícula a la superficie externa del acromion. Por detrás están las aponeurosis del trapecio y del deltoides. La estabilización de la clavícula está asegurada por dos ligamentos coraco claviculares: el ligamentos conoides y el ligamento trapezoide. Estos sólidos ligamentos, mantienen la abertura del ángulo escapuloclavicular, cuyo vértice se encuentra en la articulación acromioclavicular y cuya abertura varía con la posición del hombro.

Tabla de referencias. Vista anterior del hombro derecho.

1. ligamento acromioclavicular (articulación acromioclavicular); 2. clavícula; 3. ligamento coracoclavicular (trapezoide); 4. bursa sinovial; 5. ligamento coracoclavicular (conoides); 6. ligamento escapular transverso superior; 7. escotadura escapular; 8. cápsula articular glenohumeral, con los ligamentos glenohumerales (superior, medio e inferior); 9. reseso axilar; 10. tendón de la porción larga del músculo biceps braquial; 11. húmero; 12. tubérculo mayor del húmero (troquiter); 13. ligamento coracohumeral; 14. apófisis coracoides; 15. tendón del músculo supraespinoso; 16. ligamento coracoacromial; 17. acromion.

5. Articulación esternocostoclavicular: En este caso también se trata de una articulación verdadera, que enlaza el extremo medial de la clavícula con el tórax. Pertenece al grupo de las articulaciones en silla de montar o de doble encaje recíproco (diartrosis). La extremidad medial de la clavícula se articula con una carilla oblonga que dispone el borde lateral del manubrio esternal, por debajo de la cual se encuentra otra carilla encargada de recibir el extremo de la primera costilla. Existe un fibrocartílago interarticular o menisco que completa el espacio existente entre la clavícula y el espacio en el manubrio, dándole mayor coherencia articular. También presenta dos membranas sinoviales, una entre la clavícula y el menisco y la otra entre el menisco y el manubrio esternal. Los ligamentos de refuerzo son uno anterior, otro posterior, uno superior y otro inferior, más uno interclavicular. La cápsula articular de la misma actúa como pivote para el movimiento clavicular. 

Tabla de referencias. Articulación esternocostoclavicular, vista anterior.

1. clavícula; 2. menisco articular; 3. ligamento interclavicular; 4. ligamento costoclavicular; 5. ligamento esternoclavicular anterior; 6. manubrio esternal; 7. 1º cartílago costal; 8. cápsula articular.

Movimientos de las articulaciones del hombro.

Los movimientos de la articulación del hombro se desarrollan en los tres planos del espacio, lo que permite la orientación tridimensional del miembro superior. Tiene tres ejes de movimiento:

  1. Eje transversal: dirige los movimientos de flexo-extensión (anteversión / retroversión).
  2. Eje anteroposterior: dirige los movimientos de abducción-aducción.
  3. Eje vertical: dirige los movimientos de rotación.

Puede considerarse un cuarto movimiento que no ocurre exclusivamente en un plano o sobre un eje determinado sino que resulta d ela combinación de todos los movimientos anteriores: el movimiento de circunducción. 

« Junio 2017 »
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

PRÓXIMOS CURSOS

vie
08
sep

OSTEOPATIA (estructural, miofascial y visceral)

PRESENTACIÓN La OSTEOPATIA es una forma de medicina manual que se enmarca en principios ...

jue
05
oct

CURSO FISIOTERAPIA DEPORTIVA, ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA

  FISIOTERAPIA DEPORTIVA, ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA     DURACION:  6 ...

mar
10
oct

QUIROMASAJE. El éxito profesional comienza por una sólida base. (modalidad intensiva en fin de semana o dias de semana, turno mañana o tarde). En Bilbao

Una formación diferente Nos distinguimos por ofrecer una formación en quiromasaje con una ...

vie
21
jul

MASAJE CON PIEDRAS CALIENTES (HOT STONES MASSAGE) Viernes de 14:30 a 20:30 hrs. Sábado y domingo de 10:00 a 17:00 hrs.

El masaje con piedras calientes (Hot Stones Massage) es una especialidad del masaje en el que ...