NERVIO CIATICO

El nervio ciático o isquiático es la rama terminal del plexo sacro y resulta de la unión de las ramas anteriores de las tres primeras raíces sacras más el aporte del plexo lumbosacro (L5 más una fuerte anastomosis de L4).

Es un nervio muy voluminoso, que en su origen se localiza sobre la cara anterior del hueso sacro para luego pasar por la escotadura ciática mayor con lo que ahora se localiza en lo profundo de la región glútea, pasando justo por un pequeño hueco, justo debajo del músculo piramidal y por encima del músculo gémino superior. Esta relación es muy importante porque en este sitio puede sufrir un atrapamiento por contractura del músculo piramidal, originando una sintomatología muy característica, que muchas veces se confunde con ciatalgias.

Pasa de la región glútea a la cara posterior del muslo por un espacio comprendido entre la tuberosidad isquiática y el trocánter mayor del fémur, estando mucho más cerca de la primera.

Desde la región glútea baja por la parte posterior del muslo, entre el músculo semimembranoso y la porción larga del bíceps femoral. Cuando llega al hueco poplíteo (y a veces mucho antes) se divide en dos grandes troncos nerviosos: los nervios ciáticos poplíteo interno y ciático poplíteo externo, que se dirigen por la parte posterior y ántero externa de la pierna hasta el dorso y planta del pie y dedos del mismo.

A lo largo de su extenso trayecto el nervio ciático, y sus ramas, proporcionan la inervación motora para los músculos semimembranoso, semitendinoso, bíceps femoral y aductor magno. De sus dos ramas terminales: el n. ciático poplíteo interno y el n. ciático poplíteo externo se originan las ramas motoras para los músculos tibial anterior, el m. extensor común de los dedos, extensor propio del dedo gordo y tercer peroneo. También inervan a los músculos peroneos lateral largo y corto y al músculo pedio.

Una rama del n. ciático poplíteo interno inerva los músculos de la pantorrilla (tibial posterior, flexores de los dedos del pie, gemelos y sóleo) y también al m. poplíteo. Además inerva a otros músculos propios del pie, como el m. aductor corto del dedo gordo, el flexor corto plantar y los músculos lumbricales e interóseos del pie.

También proporciona ramos sensitivos articulares para la cadera, rodilla y articulación tibiotarsiana. El territorio de la inervación sensitiva de la piel comprende la piel del pliegue subglúteo, la cara posterior del muslo, la pierna con excepción de la zona ántero interna de la misma que esta inervada por el nervio safeno que es una rama del nervio femoral y no del ciático. También inerva la piel del talón y la planta del pie.