Dolor de espalda

El dolor de espalda (dorsalgia) y de la región lumbar (lumbalgia) ha pasado a ser el segundo motivo de consulta en el servicio de salud vasco, en 2015, razón por la cual preocupa mucho su evolución negativa en casos por año.

Evidentemente se la asocia con hábitos de vida poco saludables, desplazando conductas y actos laborales o lúdicos menos perjudiciales para la espalda por otros, más cotidianos,más actuales,  para los que nuestra espalda no está preparada.

La hipersolicitación de musculatura no preparada en actividades poco ergonómicas y durante muchas horas (trabajo frente al ordenador, uso de tecnología movil, etc.) crea tensión sobre cápsulas y ligamentos, a nivel de toda la columna vertebral que se traduce por dolor en la espalda alta y baja.

Generalmente se trata de procesos benignos y por tanto reversibles. El dolor de espalda no tiene la misma impresión clínica y pronóstico en jóvenes que en personas mayores. En los primeros está más en relación con causas beningas y de fácil solución, por ello suele provocar dolor temporal. En las personas mayores se suman procesos degenerativos, tanto articulares como óseos, que pueden provocar, a su vez, porcesos compresivos sobre las raíces espinales y provocar una sintomatología más compleja y permanente. Por ello la solución se extiende sobre un amplio abanico de técnicas que se han de adecuar para cada caso, según edades, profesiones y actividades desarrolladas, etc.

Es popular referir el dolor de espalda a lesiones más importantes de la columna vertebral, como por ejemplo hernias discales, sin embargo, menos del 30% de los pacientes con lumbalgias o dolor de espalda (alta o baja) presentan estas lesiones discales. Aún así y sobre todo en personas jóvenes, las mismas, suelen reabsorverse de forma espontánea al cabo de un tiempo.

Resultará más preocupante el hecho que además del dolor de espalda o lumbar se acompañe de hormigueos en las manos o piernas, debilidad de ciertos músculos o dolores más intensos en ciertas regiones del cuerpo. A veces se puede acompañar de otros síntomas, que pocas veces se hablan, principalmente por vergüenza, como son las pérdidas de orina, dolor en los genitales y disminucón o alteración de las funciones sexuales.

Menos del 3% de los casos suele requerir cirugía, por lo que la fisioterapia y la osteopatía científica nos asegura un correcto y muy eficaz sistema de valoración y tratamiento de estos problemas. En nuestra clínica de fisioterapia, osteopatía y rehabilitación estamos siempre dispuestos a responder todas sus dudas sobre el dolor de espalda y la lumbalgia.

 

 

Terapias Manuales2018-06-25T08:51:51+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies