Los dolores de espalda son de los más comunes en la población mundial actual. Se deben principalmente a factores como:

Mala postura, estrés o traumatismos que incrementan las posibilidades de padecer de este cuadro sintomático.

Este tipo de dolores pueden presentarse de forma esporádica o crónica, causando graves problemas en el estilo de vida de las personas.

Llevar una vida sana y activa puede ser suficiente para prevenir estos dolores en muchos casos.

Pero, además podemos quitar el dolor y las molestias a través de la técnica manual del quiromasaje.

El quiromasaje alivia patologías de la columna

El dolor lumbar afecta a una gran parte de la población española. Esta dolencia es común y varía en cuanto a su severidad.

Podemos encontrar a pacientes que durante años han pasado por diferentes tratamientos entre los que se encuentra los antiinflamatorios.

Hasta que descubrieron que podían aliviar el dolor de una manera natural a través del la técnica del quiromasaje y el estiramiento.

Una estrategia de tratamiento que en una gran cantidad de veces unido con un programa de ejercicio individualizado diario mejora la calidad de vida.

Tras comentar los beneficios del quiromasaje en las patologías asociadas a la columna, pasamos a los ejercicios que también ayudarán a prevenir y sobrellevar el dolor.

Ejercicios para prevenir los dolores lumbares

Es importante que se consulte la causa que produce ese dolor a un especialista.

El quiromasajista podrá indicarle si estos ejercicios de estiramiento son adecuados para usted.

Sin más preámbulos descubra los ejercicios a continuación.

Pies al pecho: 

Este ejercicio es de los más sencillos y cuenta con dos modalidades que deben ser hechas de forma continua.

1 -Tumbarse con la espalda recta, flexionar la rodilla 90º, mantener 30 segundos, repetir con la otra pierna hasta 10 veces.

2- La segunda modalidad es similar, solo que en este caso se levantaran ambas piernas al pecho, la duración similar al igual que las repeticiones.

Tumbado boca arriba:

Con la espalda recta hacia al suelo, tendrás luego que colocar las piernas flexionadas a un lado del cuerpo sin mover el tronco.

Asimismo resulta imprescindible que los hombros se mantengan todo el tiempo pegados al suelo, ya que todo el movimiento lo debe hacer la parte baja del cuerpo.

Balancea las piernas flexionadas de un lado a otro en repeticiones de 5 que duren alrededor de 10 segundos en cada lado.

Levantamiento de pelvis:

Todas estas rutinas de ejercicios para los dolores lumbares deben ser aplicadas de forma consecutiva para lograr así mejores beneficios.

Una vez terminado los ejercicios anteriores, debes proseguir con esta del levantamiento de la pelvis que también te ayudará con los dolores de la espalda baja.

Este ejercicio consiste en mantener la espalda y hombros pegados al suelo, mientras que las piernas se afincan sobre el suelo para mantener suspendida la pelvis.

Luego lo que debes hacer es ascender y descender con esa parte del cuerpo en repetición de 5 levantamientos.

Es importante que vayas aumentando la intensidad de la presión que hagas con el abdomen según tu dolor lumbar te lo permita, así lograrás eliminarlo por completo.

Segunda parte de ejercicios para prevenir los dolores de espalda baja

De rodillas: 

Despega tu espalda del suelo y adopta la posición de perrito,  siempre manteniendo la espalda recta y evitando cualquier arco en ella.

La cabeza y los hombros se deben mantener erguidos para proporcionar los resultados deseados.

Comienza a bajar y subir el abdomen en repeticiones de 8. Este ejercicio ayuda a fortalecer la musculatura de la espalda por completo.

Sentado en el suelo:

Esta postura es ideal para aliviar los dolores lumbares crónicos de quienes lo padezcan.

Sentarse en el suelo, la espalda recta, estirar una pierna, la otra cruzar por encima de esa a la altura de la rodilla.

Estirar el brazo contrario a la pierna que se cruzó, hasta la rodilla de la pierna que quedó pegada al suelo.

Movimiento de los omóplatos:

Finalizar los ejercicios dando un respiro a tu espalda de toda la actividad física mediante estas 3 formas:

1-La primera hacer movimientos circulares hacia adelante con los hombros.

2-La segunda es igual pero haciendo los movimientos hacia atrás.

3-La tercera es abriendo y cerrando los omóplatos. Cada una en repeticiones de 10.

La alimentación tiene un papel importante cuando se trata de evitar dolores musculares, es por ello que debemos integrar a nuestra dieta alimentos saludables.