Estudiar quiromasaje en Bilbao¿Qué es el quiromasaje? La historia del masaje es casi tan antigua como la del propio ser humano.

No obstante, el quiromasaje es una técnica relativamente nueva, que surge como inspiración de un médico catalán, a principios del siglo XX.

Una respuesta a la necesidad de enriquecer la terapia manual con técnicas que se correlacionaban con las investigaciones científicas que se iban desarrollando en aquella época.

Actualmente reúne una serie de técnicas manuales que le son propias y que lo distinguen de un masaje informal o con un objetivo más bien dirigido a la relajación.

Es por tanto una forma ideal de abordaje terapéutico y de preparación del sistema miofascial para luego aplicar técnicas más profundas o específicas.

Es un método de tratamiento muy eficaz para muy diversos desórdenes del sistema musculo-esquelético.

Existen muchas diferencias entre quiromasaje y otras formas de masaje, comenzando por el marco científico de fundamentación que le acompaña.

Cuando enseñamos el curso quiromasaje Bilbao, enseñamos una técnica siempre acompañada del razonamiento neurofisiológico correspondiente que la justifica.

Otra distinción importante es el método de valoración del paciente, que no existe en formas de masaje tradicional o de relajación.

Anatomía y fisiología en el curso quiromasaje Bilbao

En el curso de quiromasaje de Bilbao, nuestros alumnos aprenden desde el primer momento las diferencias anteriormente descritas.

Ellos van adquiriendo durante el ciclo de formación, herramientas y metodologías de evaluación del paciente. Más adelante ya son capaces de diferenciar disfunciones miofasciales específicas.

Pero, además de los conocimientos de fundamentación del quiromasaje, de anatomía y fisiología del sistema músculo esquelético, nuestros alumnos dedican un importante porcentaje del curso de quiromasaje al aprendizaje de la anatomía palpatoria, es decir a aprender a reconocer mediante el tacto las estructuras anatómicas estudiadas.

Esto les dota de una gran precisión y reconocimiento práctico, que a su vez les permite ser más eficaces en sus resultados.

Por último, en la formación del quiromasaje se debe incluir como correlato clínico, la situación de estas técnicas manuales dentro de protocolos de trabajo generales para diversos casos dentro del contexto del motivo de consulta del paciente.

Por ello, durante la formación de nuestros alumnos, se les enseña el “encaje” de estas técnicas dentro de los protocolos de trabajo y como aplicar lo aprendido según situaciones de casos prácticos presentados.

¡Pide información! Aprende todas los conceptos que tiene que conocer un quiromasajista.