ENGLISH
Terapias TV

Síguenos en:

RSS Linkedin Facebook Twitter
Cerrar ventana
TERAPIAS NEWSLETER
Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las últimas novedades y promociones de Terapias Manuales.
REGÍSTRATE
Login Registro
Formulario de Login Cerrar ventana
Para registrarse en ITM rellene este formulario Cerrar ventana
Email*
Contraseña*
Nombre y Apellidos*
Población*
Teléfono*

¿Quiere recibir nuestro newsletter?
Acepto los términos de la política de privacidad

Todos los campos marcados con * son obligatorios

Estás en: Home / Servicios

SERVICIOS

piernas_bonitas_39e84409.jpg

LIPOSCULTURA MANUAL.

La solución más eficaz y con menor riesgo para el tratamiento de la celulitis y las adiposidades localizadas.

La liposcultura manual ® es una técnica especialmente diseñada para reducir y redefinir el tejido adiposo superficial que da, normalmente, forma a la figura femenina.

Este procedimiento, totalmente manual y no invasivo, está basado en una acción moderadamente intensa sobre el tejido graso superficial (panículo adiposo) con el fin de producir una lipólisis, es decir una destrucción de las células grasas. Este concepto estético se venía aplicando de diferentes maneras y más habitualmente a través de cirugía o por medios mecánicos, sin embargo, en el primero de los casos, no todos acceden fácilmente a una cirugía menor y en el segundo de los casos, los resultados no eran duraderos y en ciertos casos resultaban perniciosos para la estética posterior de la piel regional, además de bastante traumáticos para el paciente.

Hoy dia trabajamos con un concepto más natural, menos traumático y por ello hemos realizado inovaciones a esta original técnica añadiéndole maniobras drenantes, previas y posteriores a la acción manual lipolítica, lo que incrementa muy notablemente la evacuación de los restos celulares, toxinas y líquidos acumulados y a consecuencia de esto no solo logramos un incremento en la velocidad del resultado sino que además reducimos ostensiblemente la celulitis y otras distrofias lipídicas que suele acompañar a estas pacientes. 

El procedimiento es totalmente manual, poco doloroso, muy efectivo y cada sesión dura alrededor de una hora, en el caso del miembro inferior.

Indicaciones de la Liposcultura manual ®
  • Reducción del tejido adiposo superficial (panículo adiposo)
  • Redefinición de la silueta corporal
  • Reducción de las placas celulíticas
  • Mejora muy importante del aspecto de la piel sobre las zonas trabajadas
  • Mejora de la microcirculación local
  • Importante aumento del drenaje venoso y linfático de la región tratada
  • Mejora de las defensas locales
  • Otorga una sensación de piernas descansadas y ligeras
  • Mejora la autoestima

 

En las siguientes fotografías (correspondientes a una mujer de 27 años) se puede apreciar el resultado luego de 18 sesiones de Liposcultura manual ®.

Se ha conseguido una reducción del volúmen (dos tallas menos del pantalón) y una mejora muy notoria del aspecto de la piel y el modelado del panículo adiposo por lo que se aprecia una superficie más homogenea y y regular luego de las sesiones realizadas.

 

 

 

Mujer de 41 años con celulitis de 2ª/3ª y adiposidades localizadas en la zona trocanterea (pantalón de montar), más a la derecha se puede observar el resultado del tratamiento luego de 23 sesiones.

 

 

Todo sobre la celulitis

Qué es la celulitis?

"Celulitis" es uno de los tantos términos que definen un trastorno microcirculatorio y celular de un tejido específico y que se exterioriza por una serie de signos y síntomas muy conocidos. Los aportes de diferentes métodos histoquímicos, microscopía electrónica y otros nos permiten tener un conocimiento mucho más amplio y específico de la misma, en particular en los últimos años, motivo por el cual el tratamiento de esta enfermedad ha cambiado notoriamente en la última década.

El término celulitis genera bastante confusión cuando es aplicado con su significado estricto, por lo que indica, entonces, una Infección localizada de la dermis y el tejido celular subcutáneo, casi siempre de etiología bacteriana. Generalmente aparece como complicación de una herida, úlcera o dermatitis. No suele haber afectación de la epidermis. Sin embargo en este apartado explicativo trataremos a este término de acuerdo al significado que popularmente se le atribuye.

Básicamente el trastorno tiene su inicio en una alteración de la microcirculación, es decir, del movimiento de los líquidos que transcurren por los espacios intercelulares (linfa intersticial). Este entorpecimiento e incluso estancamiento circulatorio, intersticial, es debido a una polimerización (proceso bioquímico por el cual moléculas de bajo peso molecular se unen entre sí generando otras de mayor tamaño y por tantopeso molecualr) de las sustancias constituyentes (mucopolisacáridos) del tejido adiposo subcutáneo, trayendo como consecuencia que el líquido intersticial pierda su fluidez natural y se torne viscoso, por lo que las células no se nutren adecuadamente o eliminan sus desechos celulares de forma eficiente. 

Este proceso fisiopatologíco tiene diferentes fases evolutivas y hasta cierto punto es reversible, por ello es muy importante el tratamiento temprano, localizado  y personalizado, que asegura un mayor éxito en los resultados que si lo aplicáramos de otras maneras. De todos modos sería equivocada si consideráramos al síndrome celulítico como un trastorno metabólico e inflamatorio o un simple problema estético. Conocerlo en profundidad es entender cual es el orígen del mismo y cual es su solución.

Cómo se identifica la celulitis?

El síndrome celulítico comprende: 

  1. Hipersensibilidad.
  2. Aumento del espesor de la pìel regional.
  3. Disminución de su desplazamiento sobre los planos profundos.
  4. Acartonamiento de la superficie de la piel.

El aumento de la sensibilidad, traducida por dolor al pellizco y, a veces, con sensación de adormecimiento, ocurre principalmente en la placa celulítica (región donde se visualizan los signos propios de la celulitis). El aumento del espesor y consistencia de la piel en la zona de la placa celulítica es lo que otorga el aspecto clásico de la piel de naranja. Estas placas varían mucho de tamaño y se localizan principalmente en los muslos, en la zona de la articulación de la cadera, en las caras laterales del muslo (tanto externa como interna), zona de las rodillas, en la región abdominal baja, lumbosacra y parte posterior del miembro superior. La predilección está debajo de la cintura por la acción de la gravedad que favorece la rémora circulatoria, lo que, como mínimo, agrava el problema.

 
 
 
 
 

 

Etapas de la celulitis

Clásicamente se divide al síndrome celulítico en cuatro etapas bien diferenciadas:

1º ETAPA: Caracterizada por la aparición de irregularidades en la superficie de la piel que pueden compararse a la piel de una naranja. Aunque estas lesiones son evidentes a simple vista, sobre todo en mujeres obesas, se pueden evidenciar, en mujeres más delgadas, tomando una porción de piel y apretándola entre los dedos.

2º ETAPA: Si el problema no se trata de forma temprana entonces se progresa hacia esta siguiente fase que se caracteriza por la aparición de surcos transversales que se hacen notar principalmente en la parte posterior del muslo, de tamaño y longitud variable, marcando su existencia en forma espontánea, estando el miembro en reposo o en movimiento. A lo explicado se le suele añadir la presencia de microvárices, especialmente en la zona donde aparecen las estriaciones, que se aprecian como delgadas líneas azules o moradas, traslucidas desde la profundidad de la piel. A veces toman la forma de una estrella o de una tela de araña (telangiectacias). 

3º ETAPA: Aparece la flacidez, signo que demuestra que no se ha actuado en el momento oportuno o no de una manera adecuada como para evitar su avance. Además también se pueden encontrar nódulos en el tejido celular subcutáneo, que pueden ser dolorosos. Además la piel y el tejido subyacente puede resultar doloroso, frío y de una coloración blanco marmóreo.

4º ETAPA: En esta última etapa puede ocurrir deformación de los músculos, cansancio de piernas y aparición de calambres nocturnos que impiden el reposo.

Factores desencadenantes y agravantes del síndrome celulítico

La etiología, es decir la causa de este síndrome es desconocida, sin embargo sabemos que se trata de una enfermedad congénito hereditaria que ataca al tejido adiposo subcutáneo. Existen factores desencadenantes que se relacionan principalmente con una alteración metabólico estructural de la sustancia fundamental de este tejido, lo cual a su vez compromete las vías naturales de nutrición y drenaje de las células. La sustancia fundamental está constituida químicamente por mucopolisacáridos, que son sustancias complejas de naturaleza glucídica y con aminas de glucosa. Estas sustancias poseen dos propiedades que las caracterizan: se polimerizan y son ávidos de agua (se edematizan). Cuanto más polimerizadas estén estas sustancias más ávida de agua estara la sustancia fundamental y mayor será su viscocidad, dando comienzo a este trastorno. 

Existe también un factor  de diferencia sexual de la disposición de la grasa entre hombres y mujeres: en las mujeres afectadas por celulitis se produce una pérdida del patrón encapsulado de la grasa y se dispone en columnas (a diferencia del hombre que se dispone en rombos). Esto es debido a que los tabiques del tejido conjuntivo de las mujeres pierden su disposición oblícua y se reordenan de forma vertical, de manera que pierden tensión y hacen que la grasa sobresalga, en dirección a la epidermis.

Evidentemente no son pocos los factores conocidos que inician, agravan o perpetúan este síndrome. Además de los mencionados existen otros que se relacionan con su etiopatogenia como:

Factores hormonales: Diferentes hormonas y factores hormonales se hallan relacionados, directa o indirectamente con la celulitis, en particular las hormonas femeninas: estrógenos y FSH (folículo estimulante). Por este motivo puede verse el inicio de este síndrome o su agravamiento en diferentes etapas de la vida femenina: pubertad, menarca, vida sexual activa (uso de anticonceptivos orales y otros dispositivos), embarazo y menopausia. Existe una relación entre las hormonas tiroideas, en especial T3 y la celulitis. Se ha podido observar una disminución importante de la hialuronidasa (enzima natural que interviene en la despolimerización de los mucopolisacáridos mencionados anteriormente) y de la T3 en mujeres con celulitis, además la disminución de esta hormona da lugar a adipocitos de mayor tamaño.

Factores nutricionales y estilo de vida: Evidentemente una alimentación inadecuada y un estilo de vida sedentario son malas combinaciones. Existe una creencia popular, sin fundamentación científica ni bioestadística, de que la celulitis está relacionada estrictamente con la obesidad. Esto no es así: casi el 30% de las mujeres con celulitis son delgadas e incluso sus miembros tienen unos porcentajes grasos por debajo de la media. Claro está, la obesidad es una causa agravante y debemos combatirla, pero no este el motivo más preocupante. Los hábitos alimenticios actuales que copian como modelicos los niños e incorporan como normales los adolescentes están desplazando una dieta que siempre fue reconocida como ejemplo nutricional en el mundo entero: la mediterranea. No hace falta adquirir hábitos alimenticios nuevos o muy alejados de nuestras costumbres, sino, simplemente, volver a la cocina de nuestras abuelas. Por otro lado solo poner de manifiesto que las carnes (rojas y de pollo) contienen cantidades variables de hormonas y residuos hormonales que alteran el metabolismo, en general, y del tejido adiposo, en particular.

El sedentarismo, hábitos intoxicantes y consumo de cafeína son otros factores que agravan y cronifican este síndrome. 

Factores psicoendócrinos: Existen ciertos factores que se sabe estimulan el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal; ellos son la depresión, la ansiedad, el tabaco y el consumo excesivo de alcohol. El resultado directo de la estimulación de este eje es un aumento de los niveles plasmáticos (en sangre) de cortisol (es una hormona de la glándula suprarrenal y que se libera como respuesta al estrés), lo que promueve la acumulación de lípidos.

STOP CELULITIS

Si realmente quieres ponerle freno a la celulitis te proponemos que leas y apliques atentamente los siguientes consejos:

  • Alimentación: Sin ninguna duda la alimentación es uno de los pilares sobre los que se apoya un tratamiento anticelulítico verdaderamente eficaz. Los cambios que hemos de realizar en nuestra dieta están dirigidos a favorecer o estimular el drenaje linfático y con ello la eliminación de los líquidos, a desintoxicar y a reducir el consumo de aquellos que perjudican el metabolismo. Teniendo en cuenta estos preceptos proponemos el consumo de alimentos ricos en potasio (plátanos, nueces, coles de bruselas, calabaza, zanahorias, melón, teniendo en cuenta que si tenemos un exceso de peso algunos de ellos deben estar restringidos en cantidad, por ejemplo dos nueces por día son suficientes) ya que favorecen la eliminación de líquidos atrapados en los tejidos. Al mismo tiempo hemos de consumir menos cantidad de sodio, por lo que es conveniente utilizar menos sal en las comidas y evitar aquellos alimentos que la utilicen en su preparación. Los alimentos ricos en vit C, E y flavonoides (que son pigmentos vegetales no nitrogenados, como los que se hallan en el chocolate negro, cebolla, manzana, soja, té negro y el té verde), favorecen la microcirculación, estimulando su natural drenaje; poseen además una acción antioxidante por lo que protegen los capilares sanguíneos y evitan la formación de la "piel de naranja". Algunos nutricionistas aconsejas realizar una vez por semana una dieta desintoxicante a base de zumos de: naranjas, kiwi, fresas, papaya, uva, tomates y zanahorias. Además de los mencionados anteriormente, es conveniente sustituir los alimentos ricos en grasas saturadas (de origen animal) por otros más ligeros y ricos en aceites poliinsaturados, como los pescados azules, una o dos veces por semana. También se han de eliminar los productos muy refinados, como bollería, azúcares, caramelos y reducir notablemente la cafeína.
  • Gimnasia anticelulítica: La gimnasia, junto a la alimentación no corrigen el problema por sí solas pero sin ninguna duda colaboran sustancialmente a la reducción de las placas celulíticas y a evitar que este síndrome progrese hacia la cronicidad. La constancia es la clave del éxito de la gimnasia como otra herramienta en la lucha contra la celulitis. Media hora por día, tres veces a lasemana será una buena dosis. A continuación daremos algunas recomendaciones que consideramos útiles: Utilizar una esterilla, nunca hacerlo directamente en el suelo o usando un colchón. Resultará útil disponer de un espejo, colocado frente a tí, para poder corregir los movimientos.

Ejercicio A: Estando con ambas rodillas y palmas de las manos apoyada sobre la esterilla, se eleva una de las piernas por encima de la altura  de la cadera, se sostiene en dicha posición unos tres segundos y luego se baja lentamente hasta la posición inicial. Repetimos el mismo     ejercicio diez veces y luego hacemos lo mismo para la otra pierna.

 

 

Ejercicio B: Tumbada boca arriba elevas el tronco a la vez que ambas piernas, como si quisieras cogerte los tobillos con tus manos. Mantienes en esta posición tres segundos y vuelves a la posición inicial. Se repite este mismo ejercicio unas diez veces. Puede ser que al principio resulte dificil de ejecutar o que solo puedas hacerlo a medias; sigue intentándolo. Si notas que te duele la cintura es mejor dejar de hacerlo y consultar con tu médico.

 

Ejercicio C: Con el torso flexionado sobre la pelvis, como se muestra en la imagen, flexiona un muslo y a la vez que lo traes hacia tu pecho extiendes completamente la otra pierna. Repite algunas veces este ejercicio (unas diez veces esta muy bien), de forma alterna, entre una pierna y luego la otra. Puedes utilizar tus brazos como contrapesos y moverlos de forma alterna. Si este ejercicio te causa algún dolor de cintura entonces debes dejar de hacerlo y consultar con tu médico. 

 

Ejercicio D: Completa esta serie de ejercicios con el fortalecimiento de los aductores. Para ello estando tumbada boca arriba elevas completamente tus dos miembros inferiores dejando, en la posición de partida, tus pies paralelos. Desde allí comienzas a abrir ambas piernas hasta formar un ángulo de 90º, entre ambas, más o menos. Sostienen unos segundos en esta posición y luego vuelves al inicio. Repite este ejercicio unas diez veces en total. 

Existe una variante del mismo y que consiste en realizar lo anterior pero al volver rebasamos la posición inicial de manera que, ahora, nuestros pies se cruzan, uno a cada lado y luego se regresa al origen.

« Diciembre 2017 »
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

PRÓXIMOS CURSOS

mar
13
mar

QUIROMASAJE. El éxito profesional comienza por una sólida base. (modalidad intensiva en fin de semana o dias de semana, turno mañana o tarde). En Bilbao

Una formación diferente Nos distinguimos por ofrecer una formación en quiromasaje con una ...

sáb
03
feb

VENDAJES FUNCIONALES

Qué es un vendaje funcional? Es una técnica que intenta mantener, estabilizar, solidarizar, ...

sáb
17
feb

VENDAJE NEUROMUSCULAR (KINESIOTAPING)

La historia del uso de vendas que imitan las propiedades de la piel con fines terapéuticos nace en ...